Historia de la localidad

Colonia Elía se originó mediante el asentamiento de aproximadamente, cincuenta familias procedentes de Europa, desembarcadas en Buenos Aires en 1888, presidencia de Juárez Celman, que habían sido solicitadas el Gobierno de la Provincia por Don Héctor de Elía.

Historia completa del pueblo

Extracto realizado por la Prof. Susana Dutra de la obra “Un Lugar Entrerriano y su Paisaje” Colonia y Villa “Héctor de Elía”- Autoras: Prof. Susana Dutra – Prof. Inés M. Neubauer de Roldán.

Localización Geográfica de la Colonia y Villa Héctor de Elía.

Villa Elía se encuentra ubicada hacia el Este de Entre Ríos, provincia que constituye una de las veintitrés en que se divide políticamente la República Argentina y está inserta en el bloque estructural mesopotámico al igual que Misiones y Corrientes.
Villa Héctor de Elía se encuentra recorrida por la ruta provincial número 42 ex ruta Nacional 14 vieja, que constituye el límite de la planta urbana en su extremo Noroeste.

Procedencia de su fundador: ELÍA (pueblo de España)
La Familia de Don Héctor de Elía es originaria del poblado de ELÍA, ubicado al Noroeste de Pamplona, provincia de Navarra, España.

En el siglo XIV, uno de los de Elía emigró desde allí hacia el Norte en búsqueda de tierras aptas para la actividad agrícola ganadera, afincándose en Narbarte -junto al Río Bidasoa- lugar donde Martín Antonio de Elía y su esposa Graciana de Ilarraz -naturales respectivamente de Elía y de Ilarraz- tuvieron un hijo nacido en 1741, al cual llamaron Juan Ignacio, que sería bisabuelo de Don Héctor de Elía.

La partícula invariable de antepuesta a algunos apellidos indica el lugar de origen de una familia. En este caso de Elía significa procedente del pequeño solar español ELÍA.

Surgimiento de Colonia Elía

Se originó mediante el asentamiento de aproximadamente, cincuenta familias procedentes de Europa, desembarcadas en Buenos Aires en 1888, presidencia de Juárez Celman, que habían sido solicitadas el Gobierno de la Provincia por Don Héctor de Elía.

Al arribar por el puerto de Concepción del Uruguay, los inmigrantes fueron transportados y alojados durante un mes en el establecimiento ASILE, levantado por Héctor de Elía, previamente aunque en la misma época en tierras que le vendió su padre en 1887. Luego fueron llevados al lugar preciso, entregándosele a cada familia un predio de 25ha, destinando 100ha para la planta urbana.

Los primeros asentamientos se produjeron el 25 de  Noviembre de 1889, considerado éste por tal motivo como día de la fundación.

Entre los recién llegados hubo quienes no vieron satisfechas sus expectativas y decidieron regresar al país de origen, otros más necesitados aunque igualmente descontentos, quedaron, sintiéndose defraudados ante las condiciones reales del trueque trabajo comestible, sufriendo también por otras deficiencias y el cambio radical de la habitual dieta, por la carne vacuna que pasaba a ser la alimentación básica.

Loupias, Montañana, Brent, Jeannot, Bouyrié, Cabandié, Vigne, Charlitiff, fueron algunas de las familias iniciales que trabajaron y exploraron las fracciones de tierras que tenían adjudicadas a cambio de mercaderías que necesitaban para su sustento, este intercambio se hacía por medio de la Administración de la colonia ubicada en la parte céntrica, manzana número 33 de la Villa y fue la primera construcción de mampostería que se levantó, siendo administrador Don Francisco Domingo Plazaola, Institución que desapareció al morir Don Héctor de Elía.

A pesar de las deficiencias existentes, en su momento inicial Colonia Elía era considerada COLONIA MODELO,  por su  excelente organización y prudente rectitud en su administración. Recién fundada se encontraba totalmente poblada y perfectamente explotada.

Don Héctor de Elía, en copiador de  cartas número 28, año 1900, página 112, documento  existente en la Biblioteca Bartolomé Mitre, de Villa Elisa, expresa su criterio de la siguiente manera:

Los que destinan un campo a  la colonización. llevan a efecto la venta de él en dos formas distintas en el fondo, pero iguales  en sus resultados los unos fraccionan, ponen precio a las hectáreas y venden al contado o exigen parte del precio dejando la  tierra al cumplimiento de los pagos a plazo, y los otros, realizando la misma operación, ayudan a los  colonos, con créditos, elementos de trabajo, materiales de construcción, les anticipan semillas, les facilitan máquinas segadoras y trilladoras, en una palabra le dan todo lo que necesita el agricultor, desde la manutención y el vestido hasta el hilo para coser las bolsas en que guardan los cereales. Los que colonizan en esta segunda forma son los colonizadores habilitadores y tienen por consiguiente que disponer de fuertes capitales que suelen ser escasos  cuando se suceden los años malos por plagas de langostas o negligencia de los mismos colonos.

Héctor de Elía fue sin duda, un colonizador habilitador.

Héctor de Elía fomentó la inmigración en esta región y su colonización, ofreciendo y proporcionando tierras, semillas, herramientas, animales de labranza y maquinarias para su radicación, permitiendo rápidamente la formación de una distinguida comarca agrícola.

En 1893 2830 ha. de las 3600 estaban sembradas con trigo, maíz, lino alfalfa. Los colonos trabajaban con 680 bueyes, 350 caballos, 260 arados, 120 rastras, 35 segadoras, 2 trilladoras a vapor, además de 180 vacas -Obra Descriptiva, Paraná 1893-.

Según el informe presentado por el Ingeniero Agrónomo Eduardo Raña, en los Anales del Ministerio de Agricultura de la República Argentina en 1902, el número de habitantes en esta colonia ascendía aproximadamente a 300 personas.

Don Héctor de Elía Coe

Nació en el departamento de Río Negro de la República Oriental del Uruguay, el 27 de Febrero de 1858. Hijo de Genaro de Elía y de Dolores Coe Balcarce.

Debido a diferencias surgidas entre el General Justo José de Urquiza y Genaro de Elía, éste  último se trasladó con su familia a la Banda Oriental del Uruguay, Produciéndose allí el alumbramiento de su hijo Héctor , de donde posteriormente regresan. Por lo cual Don Héctor Vivió y desarrolló toda su actividad en el país de sus ascendientes, es decir en la Argentina.

En Buenos Aires, realizó sus  estudios primarios, secundarios y universitarios de ingeniería, antes de graduarse, llega a Entre Ríos y estando al frente del establecimiento  CUPALÉN- propiedad de su padre-, se desempeña muy eficientemente como administrador del mismo.

El 8 de Mayo de 1886, contrajo matrimonio con  Elisa María Dikson Keen, unión de la cual nacieron Julia Dolores y José María.  En honor a su esposa denomina VILLA ELISA, a la que sería la más próspera  de sus colonias y ASILE al establecimiento ocupado por la estancia Maria Luisa, en distrito El Potrero del Departamento Uruguay.

A pesar de tal distinción Elisa María Dikson Keen, prefirió vivir en Buenos Aires, luego Londres, allí muere el 28 de octubre de 1921, ciudad en la cual se había radicado junto a su  hija Julia Dolores de Elía de Schickendantz.

Por su parte Don Héctor de Elía, asumiendo su responsabilidad para con los inmigrantes que había introducido y sintiendo deseos de contribuir al fortalecimiento de esta zona privilegiada por naturaleza, renuncia a vivir en la comodidad de la ciudad de Buenos Aires, para hacerlo en sus colonias. Instalado en Villa Elisa reside en la estancia EL PORVENIR- casco ocupado actualmente por el  Museo Regional constituye un Monumento Histórico Municipal.

Convivió con su compañera Juana Iribarren-ama de llaves de la mencionada estancia-, mujer con la cual tuvo un hijo, Esteban de Elía.

Esteban de Elía, nació y murió en Villa Elisa -1886-1937-.Contrajo enlace con Juana Putallaz, unión de la cual nacieron, un hijo Héctor José y dos hijas Gladys Noemí y Alicia Stella, quienes cuando pequeños y hasta la muerte de su padre- Esteban de Elía- vivieron en EL PORVENIR. Actualmente Alicia Stella y Héctor José viven en Buenos Aires, la Sra. Gladys de Elía de Lombardo reside en Córdoba, viaja periódicamente a Villa Elisa, para visitar a sus familiares maternos, sintiéndose atraída por el lugar donde pasó  sus primeros años. Al cumplirse el primer centenario de VILLA ELISA, los tres hermanos hicieron una importante  donación al museo EL PORVENIR de pertenencias del abuelo-DON HÉCTOR DE ELÍA- que su madre Juan Putallaz conservó cuidadosamente.

En esta oportunidad Gladys de Elía, dialogando con el señor Carlos María Roude, director del Museo y con otras personas que están a cargo del mismo, dió muestras de admiración por el espíritu emprendedor de los actuales pobladores  como así también expresó su emoción y orgullo por la obra colonizadora de su abuelo Don Héctor de Elía y por la sacrificada vida de los pioneros pobladores.

También existen descendientes de Don Héctor de Elía por parte de su hijo José María, quien tuvo un hijo con Doña Josefa Mestach, llamado también José María, éste vivió en  Villa Elisa  y ocupó destacados cargos en la municipalidad de esa localidad. Sus descendientes viven en la  Capital Federal.

Héctor de Elía, falleció el 27 de abril de 1922, a los sesenta y cuatro años de edad en Concepción del Uruguay, mientras se encontraba en el Hotel Concordia. Sus restos fueron sepultados en el cementerio municipal de Concepción del Uruguay, y trasladados al cementerio de Villa Elisa 1980, para el nonagésimo aniversario de la fundación de dicha ciudad, descansan en el Mausoleo construido para tal fin.

El 28 de abril de 1922, día del sepelio, los amigos señores Mariano López, Pablo e. Becchi, Juan A.  Mantero y  Juan Eyhartz acompañaron sus restos mortales a la necrópolis local circunstancia en que hizo uso de la palabra el Dr. Mariano López.

La clara visión de Don Héctor de Elía con respecto a los recursos potenciales de la región guiaron su acción constructiva primeramente  en ganadería y en calidad de administrador de los campos de CUPALÉN logra refinar las haciendas.

Luego en Agricultura como fundador de colonias, su desbordante optimismo lo llevó a una difícil situación claramente presentada en las  palabras de despedida transcriptas, pronunciadas por sus amigos.

DON HÉCTOR DE  ELÍA Y SU ANHELO -UNA ESCUELA PARA LA VILLA

Don Héctor de Elía atento al aspecto integral de la población manifiesta  su  deseo de propender al mayor desenvolvimiento de la educación en la Colonia Elía de su propiedad, con tal fin en 1895 donó al Consejo General de Educación de ésta provincia la manzana de la planta urbana que figura en el plano general del terreno con el número 60  compuesta de 10.000 metros cuadrados o sea 1 ha. la que tiene por lindero NE calle por medio con manzana Número 52 SE campo ubicado fuera de la planta urbana boulevard Número 16 por medio, al NO manzana Número 59 calle por medio y al SO con el terreno localizado fuera de la planta urbana boulevard Número 15 por medio,

DON HÉCTOR DE ELÍA realiza dicha donación al Consejo General de Educación construya un EDIFICIO ESCOLAR, comprometiéndose a realizarlo durante el transcurso del mismo año anteriormente mencionado.